Deseos sexuales: qué es y cómo aumentar el deseo sexual

Deseos sexuales: Pequeño recorrido por las principales preguntas

Deseos sexualesPensé que con la edad y la experiencia vendrían las respuestas. Pero en términos de sexo, siempre hay más preguntas.¿Es normal? Vamos a empezar con un breve recorrido por los principales problemas que surgen cuando una pareja se mantiene en el tiempo, y por las soluciones que podemos dar para frenarla caída del deseo sexual.

¿El deseo sexual tiene una vida limitada?

Al principio de una relación, no nos hacemoseste tipo de preguntas, queremos sexoa todas horas. Nos lo pide el cuerpo. El estómago está revuelto, tenemos sofocos e imágenes eróticas se ejecutan en un segundo plano en nuestro cerebro. Necesitamos estar físicamente cerca de nuestra pareja. Pero  después de unos meses, cuando ya la conocemos bien, sentimos que nuestro cuerpo está en calma, que repentinamente requiere demenos sexo.Sin embargo,  queremos que todo sea como el primer día, o incluso mejor.Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Hay algún problema?

¿Qué es el deseo sexual?

Qué es el deseo sexualAsí, sin más, es afán físico intenso por hacer el amor. Cuando surge este deseo es algo bestial, salvaje, casi desconectado de nosotros mismos. El resto del tiempo, el deseo obtiene su energía de otras causas, es algo más psicológico: el impulso de decir “Te amo” con mi cuerpo, el deseo de probar nuevas experiencias con él, el placer de conocer una ausencia. Entonces abrazamos el deseo, queremossu dulzura, su lentitud, mirando a nuestra parejafijamente a los ojos.

¿Hay diferentes deseos?¿Uno de ellos sería una necesidad física y el otro una reacción psicológica?¿El deseo del cuerpo es más “real” que el de la cabeza?En el sexo, ¿pueden la cabeza y la función del cuerpo actuar launa sin el otro?¿O tal vez el deseo es solo uno pero con diferentes grados, ajustable tanto para el cuerpo como para la cabeza?

¿Por qué no nos distribuyenun manual de usuario al nacer?

¿Tengo ganas de él/ella o solo tengo ganas?

Casi siempre mi deseo planea sobre él/ella, con algunas excepciones en mis sueños ¿Es él/ella quien despierta mi deseo? ¿O el deseo ya estaba allí antes y yo soy como un reportero de la persona que amo?

Antes de estar con él/ella, no tomé conciencia de mí mismo: él o ella es quien inspira mi deseo. ¿Verdad? Antes de querer tuve que pensar en alguien. Pero algunas veces simplemente me he sentido  como guiado por un impulso.

¿Qué hace nacer el deseo sexual?

Deseo: sexualidad de mujeresHay una cosa evidente: tener a alguien. Pero, paradójicamente, el hecho de contar conalguien siempre capaz de inflamar nuestro deseo no implica que, de repente, si ese alguien no está con nosotros, no podamos divertirnos como queremos.

Luego está mi cuerpo, que promueve el deseo con la condición de que estoy relajado, no estresado, no demasiado cansado.

También soy capaz de desear durante mi período menstrual (lógicamente, en el caso de las mujeres) ¿Tal vez porque sé que no puedo hacerlo?

Sexualidad femenina - Sexualidad masculina

Y también afectan situaciones afrodisíacas: lugares inusuales – un bosque desierto o un jacuzzi – , volver a reencontrarnos con alguien después de una semana de distancia, el cambio de cama, ver una película erótica, hacerlo en silencio para que los de la habitación de al lado no se den cuenta, compartir  una botella de vino, una declaración de amor, un sueño erótico…

De hecho, es un poco de todo y nada. El deseo de cambio constante genera inspiración.
Y como individuos que somos, a veces tenemos inspiraciones divergentes.

Cuando algunosamigos me cuentan algunas de sus fantasías, no tengo problemas para entenderlas. Incluso cuando escucho fetiches, que no me son ajenos en absoluto.¿Puede el deseo alienarnos? ¿Puede empujarnos más allá de nuestros límites?

¿Tengo ganas?

Me gustaría responder a su petición, porque me encanta que me quiera.Pero en el fondo, ¿es lo que realmente quiero? No siento palpitaciones en mi bajo vientre, no hay sudores calientes… No voy a perder la cabeza. Pero si colaboro un poco, desplazándome a través de unas pocas fantasías, repitiendo que realmente quiero, en ese momento, estaré empezando a caminar por el sendero del deseo.

Y de repente, ¿no me esfuerzo? Si es así, ¿por qué? ¿Para no decepcionar a mi amante? ¿Para asegurarme ese derecho? Como si el deseo fuera el barómetro de nuestra relación.
¿O tal vez sea que después de algún tiempo juntos, es normal tener que poner la máquina al ralentí para calentar el motor?

Lo que es seguro es que el deseo del otro puede comerse el mío  de repente.

¿Por qué no tengo ganas?

A veces quiero querer y sin embargo, no puedo. Pienso en lo que dijo un amigo: “Parece que la píldora reduce el deseo” ¿Es un efecto placebo o es en realidad algo fisiológico? También pienso en la frase que aparece en mi paquete de cigarrillos: “Fumar puede reducir el flujo sanguíneo y causar impotencia” ¿Acaso con mis tres cigarrillos al día corro el riesgo de padecer de impotencia femenina? ¿Y si estoy metiéndome demasiada presión, simplemente?

¿Por qué él no quiere?

Mientras deslizaba la mano por debajo de la manta, antes de que haya finalizado el viaje a su entrepierna me la toma y me da un beso en la frente.Traducción: esta noche, no. Apago la luz, le doy la espalda y suspiro. Incluso en la oscuridad, él entiende que me vaya.

Me siento fea, a ciencia cierta. Siento que no me quiere. Un hombre que nunca me dijo que no. Quinto suspiro, comienza la conversación: “No eres tú, ya lo sabes. Yo también tengo mis fases. Cuando tengo demasiadas cosas en mente, es difícil desconectar”.

¿Por qué no ha hecho un esfuerzo por estar en forma?Debido a que no funciona de esa manera. Y ¿cómo funciona entonces?

¿Es deseo sexual o es amor?

Cómo aumentar el deseo sexualÉl no está allí. Cuando pienso en él sonrío y una ola de amor me invade. Es como una bola de fuego en mí. De repente, lo deseo.

¿Estoy tratando de confundir el amor y el deseo? ¿A menos que el amor sea el motor de mi deseo?

Por el contrario, se me ocurrió sentir deseo por  un desconocido e imaginar que fue amor a primera vista. Por lo tanto, ¿el deseo podría conducir al amor? O sólo me inducirá a error, ya que muchas experiencias me han demostradolo contrario. Además, ya casi no siento sentimientos románticos por alguien sin ser capaz de imaginarlo por un segundo en mi cama.

Finalmente llegué a la conclusión de que no estaba realmente en el camino del amor ¿Erróneamente? ¿Hay una buena ecuación entre el amor y el deseo en una relación?

Mi deseo sexual es frágil

Al igual que él rechaza mis avances por una vez yo también me cierro durante horas. Y cuando, por fin, se ha pensado que de repente gana, me muestro fría, gélida. Él no entiende nada.

Cuando tuvo sexo por la mañana, regresó por la noche aún más emocionado. Parece que lo habrá una vez más. Pero esto no funciona así.

Él tiene que satisfacer su creciente deseo hacia mí, pero yo necesito una prueba de amor,  esperar el momento adecuado. De hecho, creo que mi deseo está por primera vez en mi cabeza, mientras que el suyo está un poco en la cabeza, pero en especial, en la parte inferior.

El deseo sexual

Deseo sexualLa gente asume que el deseo significa lo mismo para todo el mundo, pero en realidad es un concepto complejo. El deseose refiere al interés de la persona por ser sexual, y se determina por la interacción de tres componentes distintos pero relacionados entre sí: (1) la pulsión, (2) las creencias  y los valores, y (3) la motivación.

La pulsión sexual

La unidad es el componente biológico del deseo. Es el resultado de mecanismos neuroendocrinos y se revela por un interés sexual espontáneo y endógeno.

Por lo general se manifiesta como pensamientos, sentimientos, fantasías sexuales o sueños. Aumenta la atracción erótica hacia los demás, en busca de la actividad sexual (solo o con un compañero/a) y genera un hormigueo o sensibilidad en los genitales.

A pesar de que aún no entendemos completamente los mecanismos neuroendocrinos responsables de la unidad, se sabe que ésta disminuye en los hombres y mujeres de acuerdo a la edad.

En algunas mujeres, la reducción de los niveles de testosterona libres asociados con una reducción de la función ovárica contribuyen a una marcada disminución en el impulso sexual. La caída repentina de la testosterona libre resultante de la menopausia quirúrgica también puede causar una marcada reducción del deseo sexual en algunas mujeres.

Las expectativas sexuales

El segundo componente del deseo refleja las expectativas, las creencias y los valores humanos sobre la actividad sexual. Son positivas, y en la proximidad, el impulso de la actividad sexual será fuerte.

La motivación sexual

El tercer componente del deseo es la motivación psicológica e interpersonal. La motivación es alimentada por factores emocionales o interpersonales, y se caracteriza por la voluntad de la persona para participar en la actividad sexual con una pareja dada. Este componente, más complejo y más difícil de definir, tiende a tener el mayor impacto sobre el deseo en su conjunto.

Relación entre el deseo sexual y la pulsión sexual

Deseos de mujerEsta distinción entre la unidad y el deseo es absolutamente esencial para cualquiera que trate de evaluar o tratar problemas sexuales, ya que el tratamiento varía en gran medida dependiendo de cuál de los componentes del deseo haya disminuido.

Por ejemplo, la mujer puede tener una unidad muy alta, pero si no está motivada para participar en la actividad sexual no seguirá su instinto. Por ejemplo, si está enojada con su pareja, si se enfrenta a un problema estresante en el trabajo o si está sufriendo una depresión.

De hecho, la unidad es a todos los efectos prácticos eliminatoria. Por contra, si la mujer está motivada para intimar con su pareja a pesar de un sentir impulso reducido, se podrá dar la actividad sexual, aunque la evidencia física o interés sea mínimo. Esta diferenciación entre la unidad y el deseo es particularmente importante para la comprensión de la sexualidad femenina.

¿Cómo manejar mis deseos sexuales?

Se habla de gestión, y es el término correcto porque es un área que puede ser una fuente de felicidad y placer, pero también de muchas decepciones y sufrimiento si usted no es capaz de controlar sus deseos sexuales.

Por encima de todo, hay que decir que tener mucho deseo es algo bueno porque significa que estamos  vivos, en plena posesión de nuestra capacidad de amar y dar.
Sin embargo, debe tener cuidado de que esos deseos sexuales le dominen de tal manera que le conviertan en un esclavo. Usted es responsable de sí mismo, pero también de todos aquellos con quienes comparte su vida. Pero cuando uno es esclavo de sus deseos, esta adicción se refleja en nuestro comportamiento y nos impide desear el bien de los demás.

Por otra parte, al ser dueño de sus deseos, no alimentará su imaginación con imágenes eróticas o pornográficas que promoverán fantasías y causarán adicción y pérdida de autocontrol.
Especialmente cuando uno es un hombre, debe practicar un deporte, ya que es una forma de eliminar la excesiva concentración de energía y de tensión nerviosa.

Los deseos sexuales se basan en fantasías que, como sabemos, pierden su eficacia una vez que se cumplen. Por lo tanto, conviene evitar esas situaciones de tensión y cambiar de idea tan pronto como se sienta que se pierde el control de sus pensamientos.

Un compromiso de por vida, como el matrimonio,puede ayudar. El respeto mutuo y el diálogo puede ayudarle a dominar poco a poco esta energía vital, dándole sentido al ponerla al servicio de la felicidad de su cónyuge.

Ponga sus deseos al servicio del amor

Sexo: ¿Necesidad o deseo?

DeseoHacer el amor es un impulso natural por excelencia. Pero ¿es un impulso incontenible o es un deseo consciente?

Satisfacer nuestro deseo plenamente se ha convertido en el valor supremo de una exitosa realización personal, la consecución de una vida social plena. Hablar sobre la sexualidad es liberador, a veces incluso en exceso.

La Neurociencia ha demostrado que nuestros impulsos sexuales son impulsados, en parte, por la necesidad de perpetuar la especie humana. Incluso nuestros impulsos puramente románticos están condicionados por una cadena de reacción hormonal y neuronal.¿Nuestras emociones en el amor y el sexo tan solo se reducen a pura biología? No sólo.

La especificidad de nuestra historia personal, nuestra historia emocional, se superpone a la parafernalia neurofisiológica. Y también determina la forma en que conocemos y controlamos nuestros impulsos, la atención con que escuchamos a nuestros sentidos.

Por último, son las leyes del deseo las que nos dominan de nuevo una y otra vez. Un deseo que las definiciones no logran determinar a la perfección. Que surge cuando no te lo esperas, como una metáfora de la vida. Compleja y siempre impredecible.

El deseo sexual femenino VS el deseo sexual masculino: las diferencias

Él quiere hacer el amor, yo no. Prefiere la mañana, yo la noche ¿El deseo masculino y el deseo femenino mantienen una misma lucha? Nada menos cierto. Su inicio varía en función de cada individuo y de cada sexo.

¿El deseo ? Es el motor de la sexualidad.

Sin él, su relación pronto podría convertirse en una simple amistad o la relación que se tiene con el vecino de al lado.
Varios factores, tanto físicos como psicológicos, están implicados en la aparición del deseo sexual: estilo de vida, educación, hormonas, fantasías, sentimientos.

La influencia de las hormonas

La hormona del deseo es la testosterona en los hombres, al igual que en las mujeres.
Es producida por los testículos y las glándulas suprarrenales en el caso de los hombres, y por los ovarios en las mujeres.

¿Los niveles de testosterona en la mujer, siendo inferiores a los de los hombres, debemos verlos como la explicación de un sexo inferior? No necesariamente, porque el cuerpo de la mujer es mucho más sensible a la testosterona que el cuerpo masculino. También, se compensa la diferencia. Por ejemplo con las fluctuaciones hormonales, especialmente durante el ciclo menstrual, que afectan especialmente a la intensidad del deseo femenino. Los días antes de la ovulación, el cuerpo registra un pico de estrógenos y la libido femenina está en su apogeo. Sin embargo, después del período, la mujer segrega prolactina, una hormona anti deseo.

El deseo y los factores psicológicos

El deseoLa educación, la cultura, los tabúes sociales y religiosos heredados de siglos pasados siguen ejerciendo una presión moral significativa en las mujeres, que expresan sus deseos de buena gana menos que los hombres.

Esto podría explicar porqué los hombres se disocian más fácilmente del deseo sexual y los sentimientos: es muy posible que desee tener relaciones sexuales con alguien con quien no se siente implicado amorosamente.

Sin embargo, están más unidos a su pareja, con ella su libido es más intenso.

Por otra parte, el deseo masculino es una tendencia instintiva, es decir, que viene de dentro, mientras que la mujer es más bien causado por el deseo y el entusiasmo hacia la otra persona en un entorno favorable, una situación de relajación, ideal para los mimos.

Edad y deseo sexual

En los hombres, el deseo sexual aparece en la pubertad, y con él la masturbación temprana.
Está muy desarrollado hasta los 50 años, pero puede comenzar a disminuir a partir de entonces.

De hecho, con la edad, algunos hombres experimentan la andropausia, la disminución de la testosterona que conlleva la disminución de la libido.

Si el deseo despierta tarde en las mujeres, aumenta con el tiempo y sobre todo con la experiencia. La madurez sexual se sitúa alrededor de los 35 años.

En la menopausia, los niveles de estrógeno disminuyen, los ovarios producen menos testosterona. Pero aun cuando los factores psicológicos también están involucrados, el deseo no necesariamente decae: la mujer con más tiempo para pensar acerca de ella y de su relación, da más espacio a su vida sexual.Este período de la vida de una mujer a menudo marca un renacimiento del deseo.

Los mejores momentos para él y para ella

Pero, ¿por qué siempre he de dar saltos mortales por la mañana, cuando aún estoy adormilada?

Los niveles de testosterona de los hombres se incrementan en un 30% por la mañana. De ahí que su libido se despierte de forma exacerbada.Por el contrario, las mujeres necesitan sentirse relajadas, disfrutar de ese momento Zen que quieren. Por lo tanto, el momento adecuado para ellas es por la noche, después de que los niños están dormidos y se han olvidado las preocupaciones de la oficina.

Resulta, pues, difícil establecer horarios. Nuestros biorritmos se ven involucrados en la ecuación. Las mujeres ven su deseo incrementado por diez con la llegada de la primavera, debido a un pico de estrógenos significativo. Y en el caso de los hombres eso ocurre más bien en el comienzo del verano.

¿Cómo ponerse de acuerdo?

Cómo evitar que el solicitante de sexo no se sienta rechazado, no amado, no deseable. Para evitar este tipo de situaciones desagradables hay que recurrir al diálogo.Todo el mundo debe expresar sus sentimientos, sus frustraciones para volver a conectar entre sí.

Por último, como se indica en el famoso proverbio “el apetito se abre comiendo”, no dude en forzar un poco al principio. Mediante caricias y abrazos, el deseo se despierta de forma natural.

Cómo aumentar el deseo sexual y su libido

Cómo aumentar el deseo sexualUna vida sexual satisfactoria es también la garantía de una pareja que funciona. Salvo que el deseo sexual y la libido son a veces muy caprichosos. Por ello, para hacer frente a la falta, pérdida o disminución del deseo sexual, le facilitaremos unostrucos:

Reencontrar una libido saludable

La falta o incluso la pérdida del deseo sexual por su pareja puede producirse en algún momento. ¿Por qué? Debido a que la libido pende de un hilo.Es una cuestión relacionada con la edad, el estilo de vida, la nutrición, la psicología, el estrés o la fatiga.Después de un largo día de trabajo, a veces es difícil tener ganas de hacer el amor. La libido es compleja.

La pérdida de la libido es un caso común que puede obstaculizar la relación de muchas parejas. Le ayudará a recuperar el deseo por su pareja el asesoramiento de expertos, los actos sexuales preliminares bien orquestados y las buenas prácticas.

Impulsar su deseo sexual es cosa de pareja

La libido no es solo un asunto de mujeres. Los hombres también pueden verse implicados, también ven su libido caer en ocasiones por la tensión diaria, los problemas en el trabajo o cuando la rutina se instala en la pareja.

Falta de deseo sexual: cómo recuperar el deseo sexual

Deseos sexuales desordenados buscan su camino

Falta de deseo sexualSe ha ido el momento en que usted  expresaba su pasiónen todas las habitaciones y en todas las posiciones.Los meses, los años han pasado, y la rutina se ha reafirmado, el ritmo se ha secado, dejando una sensación desagradable de vacío.¿Cuándo hizo el amor por última vez?

Todas las parejas pasan por eso: la pérdida y la búsqueda del deseo es un paso al que muchos se enfrentan.Pero ¿es realmente posible encontrar el deseo de antaño?¿Cómo?

Deseo sexual hipo activó: hagamos un diagnóstico

Deseo sexual hipoactivoPor encima de todo, en su relación debe diagnosticar, entender, porqué la sexualidad ha llegado a un punto muerto, o casi, y ha causado la pérdida del deseo.

Esto puede ser por motivos de peso como el embarazo, la disfunción eréctil, una enfermedad… pero también por un simple cansancio. El frenético ritmode vida, diferente al de su pareja, ola fatiga recurrente y será suficiente para que la pareja rara vez se toque.

Sin embargo, a menudo esto no tiene nada que ver con el amor. Podemos no tocarnos pero  seguir amándonos.

Pero el sexo en una pareja sigue siendo fundamental para consolidar la relación, y tiene su lado agradable.

Así que haremos lo que sea necesario para recuperar el deseo y el placer.

Reactivar los deseos sexuales

Una vez diagnosticadas e identificadas las causas de la falta de deseo, es el momento de reactivar las fantasías, un mecanismo y un estado de ánimo que dará paso al deseo.

Inicialmente, puede pensar en lo que le gustaría que el otro le hiciera. Poco a poco, la emoción no será fingida, sus sentidos estarán atentos y su deseo estará presente.

El sexo es principalmente una sensación de la historia y de la imaginación.

Por lo tanto, reactivar el deseo requiere un primer paso de acondicionar la mente.
Segundo paso, cambiar sus hábitos, su estilo de vida.Si nunca se acuestan juntos, las relaciones sexuales se resentirán también.

¿Cómo manejar una disminución del deseo sexual en la pareja?

No hay que dramatizar. Siento decepcionarle, pero el período de efusividad sexual en una pareja no dura.Es triste, estamos de acuerdo, pero es así. Después de un tiempo, incluso las mejores comidas parecen tener un poco menos de sabor.

Hay que forzar un poco las cosa. Debido a que el apetito se abre comiendo y, a veces creemos que no queríamos y luego … Pero sin forzar demasiado. Porque hacer el amor con precisión es bastante agradable.

Y hay que buscar un punto de encuentro. El amor no es como los impuestos, no tiene una fecha fija y no es obligatorio.

Deseo sexual bajo: mantener el contacto físico

Continúe tocando a su pareja. Así, como si nada, uniendo las manos en la calle, para sentirse cerca del otro en el cine. Sí, tal vezsentimos un poco menos de fuego, pero el amor que nos profesamos no ha cambiado.

Y luego una caricia puede avivar la llama. Hay juegos sexuales para volver a encender la pasión, como masturbarse juntos, la compra de un juguete sexual, el aceite de masaje, etc.

Se necesita tiempo para recuperar esa llama. Dedíquese dos fines de semana sin amigos, sin hijos, sin familia.Alquile una habitación en un hotel de lujo por una noche, sólo para simular que aún tiene 20 años.

Sexualidad: 10 datos sorprendentes sobre los deseos sexuales de las mujeres

Cómo recuperar el deseo sexualLas mujeres de ahora son sexualmente más desinhibidas que las de antes. Se atreven más a hacer realidad  sus fantasías, a probar diferentes prácticas. Y afirman que, en general, están satisfechas con su sexualidad, aunque siguen habiendo algunas barreras.

Un estudio realizado entre un millar de mujeres encuestadas en Internet del 12 al 19 marzo aporta algo de luz a lo anterior. He aquí hay 10 datos clave:

Un 97% másde mujeres se atreven a expresar sus deseos sexuales

Y, sin importar la edad, la educación o la situación familiar. Sienten una cierta igualdad entre hombres y mujeres, y perciben positivamente esta libertad de expresión (82%). Por otra parte, alrededor de la mitad se atrevió a hablar de sus fantasías tanto como sus homólogos masculinos, como medio de diversión.

Sin embargo, sólo el 24% pasan al acto

Menos de una de cada cuatro admite haber conseguido una de sus fantasías. Entre el discurso y la acción todavía hay un pequeño tramo. Para los investigadores, esto explica en parte que no se sientan demasiado “avergonzadas” de sus fantasías más salvajes, ya que rara vez pasan a la obra.

7/10 “Bueno, pero podría ser mejor”, es la nota que las mujeres atribuyen a su vida sexual

En una escala de 1 a 10, sólo el 19% cree que casi han alcanzado el “Santo Grial” de la sexualidad, mediante la asignación de una puntuación de 9 sobre 10. La liberación de hablar sin duda juega un papel importante en este desarrollo positivo.

El 51% de las mujeres dicen haber tenido relaciones sexuales al menos una vez por semana (de las cuales el 4% al menos una vez al día)

Cómo aumentar el deseo en la mujerLa mayoría de ellas (62%) está satisfecha con la frecuencia de sus encuentros sexuales, aunque a una de cada dos le gustaría que se produjeran más a menudo ¿Por qué? El estudio propone la idea de que las mujeres no siempre toman la iniciativa.

El 63% de las mujeres de 18 a 24 años disfrutan del cunnilingus

Esto es más que todas las mujeres en su conjunto (52%). En general, las jóvenes son más desinhibidas ante el sexo, ya sea oral, con masturbación… a excepción de la sodomía.

Casi la mayoría (91%) dijo que no al intercambio de pareja

En cuanto al poliamor, el intercambio de parejas (swinging), el sadomasoquismo, la infidelidad.. las más jóvenessiguen siendo refractarias, aunque se muestran más abiertas a este tipo de prácticas que las mujeres mayores, especialmente las que se hallan entre los 18 y los 24 años.

Sólo un tercio de las mujeres disfruta de ser dominadas en el sexo (33%)…

Es una evolución en la dirección donde el sexo se percibe más como el patrón clásico dominante (macho) / dominado (mujer). Así que no son los hombres quienes todavía marcan el camino.

… Sin embargo, con respecto a las de 18-24 años es una mayoría: 70%

La diferencia generacional es claramente visible aquí. Y, además, las mujeres jóvenes aprecian los juegos de dominación, independientemente de lo que esté establecido como “forzar”.

Al 31% de las mujeres les gustaría tener más confianza en sí mismas

Luego está la ternura, los juegos previos, la sensualidad, la atención, la audacia, la imaginación, la delicadeza. A partir de los 60 años, la ternura es el factor más aclamado.

El 22% de las jóvenes exigen más “salvajismo”

También necesitan confianza, pero que la ternura sea sensual y la relación atrevida e imaginativa. Se puso de relieve la necesidad de romper la rutina.

Para ir más lejos, les recomendamos la lectura de los excelentes libros:

Descubre el orgasmo femenino

El orgasmo femeninoDescubre lo que debes hacer para complacer a tu pareja con intensos orgasmos femeninos.

sexualidad

100 Juegos Sexuales – Aumente La Pasion, Diversion E Intimidad

posiciones para hacer el amorVersión española del Best-Seller “100 Great Sex Games For Couples”.

sexualidad

Add Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *