Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La enfermedad de la adicción al sexo

Qué es la adicción al sexo: Síntomas

Síntomas de adicción al sexoLa adicción sexual es un proceso en el cual se desarrolla una relación patológica con el sexo.

El concepto de adicción sexual apareció a finales del 1970, cuando se descubrió que los mecanismos implicados eran los mismos que los que se encuentran en otros tipos de adicción: Alcohol, el juego, la comida, entre otros.

El número de personas que sufren de la adicción sexual es desconocida, por lo general, se ocultan y viven con vergüenza. Reconocer que se trata de una enfermedad a menudo sirve para darnos cuenta de que necesitamos toda la ayuda y el apoyo que sea posible.

La adicción al sexo suele dar lugar a una vida paralela a la vida “normal”. Esta vida paralela se convierte en omnipresente y cada vez coje más importancia. Puede conducir a alejarse de sus amigos, su trabajo y su familia. También induce a distorsionar la realidad, todos los comportamientos son interpretados en un sentido sexual.

La adicción sexual a menudo se combina con otras conductas adictivas.
Afecta tanto a hombres como a mujeres. Internet ha facilitado el acceso al sexo en línea y la adicción al ciber-sexo es parte de las nuevas adicciones sexuales.

¿Cómo es un adicto al sexo?

Adicto al sexoEl adicto al sexo desarrolla gradualmente una relación con el sexo que le causa sufrimiento.

Su adicción sexual se centra en un sistema particular de creencias que le permite interpretar la realidad a través de un sistema de valores, presuposiciones, creencias, opiniones y juicios.

Este sistema de creencias le permite tomar decisiones, resolver problemas, establecer prioridades, interpretar las acciones de los demás y darle sentido a la vida.

El comportamiento del adicto al sexo parece absurdo para alguien que tiene un sistema de creencias diferentes. Sin embargo, es perfectamente lógico. El objetivo del tratamiento es también doble:
• Sensibilizar al adicto sobre las debilidades de su sistema de creencias.
• Darle estrategias que le permitan evitar las recaídas.

El sistema de creencias del adicto al sexo se basa en la negación de la adicción. El adicto puede racionalizar su comportamiento para convencerse a sí mismo que domina la situación: “Lo que el otro no sabe no le hará daño”, “me hace sentir relajado”, “no lo haría si mi pareja fuera más sensible”, “no hace daño a nadie”, “es mi naturaleza”.

Sexualidad femenina - Sexualidad masculina

Cuando es atrapado “in fraganti”, el adicto puede realmente parecer sincero en su intención de cambiar (lo es), pero estas intenciones a menudo se enfrentan a la realidad de su adicción si no entra en un proceso terapia.

El adicto es muy crítico con quienes juzgan su comportamiento. También puede culpar y coquetear con la paranoia. No es fácil teniendo en cuenta su responsabilidad. Todo esto explica por qué el adicto se encierra en su mundo y no es accesible a los demás.

Las 4 fases en el ciclo de la adicción:

Adicción al sexo• Obsesión. Los pensamientos del adicto sexual enfocados en la satisfacción de las “necesidades” del sexo. Pasa la mayor parte de su tiempo en la preparación y ejecución de actividades sexuales. Sus relaciones profesionales y sociales están impregnadas de sexualidad e incluso inequívocos comportamientos familiares son reinterpretados con erotismo.
• Ritual. El adicto al sexo desarrolla un comportamiento de rutina como si fueran rituales sexuales. Estos rituales fortalecen y mantienen la excitación.
• Comportamiento sexual compulsivo. Es la repetición incontrolable del comportamiento sexual adictivo.
• Desesperación. El resultado es una sensación de impotencia en relación con la conducta adictiva.

Paradójicamente, la participación en nuevo ciclo adictivo hace que el adicto al sexo alivie el sufrimiento relacionado con la cuarta fase, haciendo que la adicción sea auto-sostenible.

Más adelante conoceremos el testimonio de una persona débil y no digna de confianza que se siente avergonzada y vencida por su adicción al sexo.

¿Qué siente un adicto al sexo?

Hombre adicto al sexoBásicamente no puede dominar su comportamiento sexual.

El comportamiento sexual adictivo resulta demasiado atractivo para resistirse, incluso con las mejores terapias. Mientras uno tiene la impresión de que debe ceder a su adicción hay negación en aceptar la enfermedad. Para un adicto al sexo cualquier cosa que dificulta la realización del ciclo adictivo es secundaria.

Algunos son incapaces de reducir su conducta adictiva a pesar de sus graves consecuencias. Otros utilizan su imaginación y fantasía para tratar de contener la tensión sexual que sienten. Tienen que aumentar la cantidad y la variedad de sus experiencias sexuales para mantener el nivel de emoción y excitación que buscan.

Hay adictos que experimentan sensación de violencia de acuerdo a la actividad sexual y la mayoría descuidan actividades sociales o recreativas debido a su adicción.

La enfermedad de la adicción al sexo

Enfermedad de adicción al sexoEl adicto al sexo puede experimentar muchos comportamientos sexuales diferentes para mantener su nivel de excitación.

Distinguimos 12 categorías:

• Adicción a las fantasías sexuales. La adicción se centra en la creación de escenarios elaborados. El adicto imagina todos los detalles del acto sexual y necesariamente trata de pasar al acto. Estas fantasías invaden la vida del adicto hasta el punto que pierde todo deseo de conexión emocional con su compañero/a.
• Adicción a la conquista sexual. El adicto quiere superar cualquier resistencia de poseer al otro sexualmente.
• Adicción al sexo desconocido. El adicto es excitado por una relación sexual con desconocidos sin preocuparse por los riesgos.
• Precio de la adicción al sexo. Es el adicto al sexo que controla todo con el dinero (elección del compañero/a sexual, la elección de las prácticas sexuales).
• Adicción al sexo acuñado. El adicto se emociona con fotos o vídeos pornográficos, juegos sexuales, intercambia sus favores sexuales por regalos o drogas.
• Adicción al sexo voyeur. El adicto es excitado viendo a la gente participando en actos sexuales. El riesgo de ser descubierto le produce excitación (más detalle en el artículo sobre voyerismo).
• Adicción al sexo exhibicionista. El adicto se excita al exponerse a la mirada de los demás.
• Adicción intrusiva con el sexo. El adicto busca imponer el género (de hecho o de palabra) para poner a otras personas en situaciones vulnerables. Puede incluir comentarios sexuales en momentos inadecuados. Utiliza fácilmente una posición de poder para salirse con la suya.
• Adicción al intercambio sexual violento. El adicto logra excitación y placer por medio del dolor causado o recibido. Esposas, látigos, pinzas y otros objetos se utilizan a menudo para aumentar el miedo y la emoción. El adicto puede ponerse en situaciones peligrosas para satisfacer sus impulsos (más detalles en el artículo sobre sadomasoquismo).
• Adicción al sexo sin cuerpo. La excitación no la produce el cuerpo completo de una persona, sólo una parte de su cuerpo. La impresión de poder proviene de controlar el flujo de la sexualidad.
• Adicción a la pedofilia. El adicto es excitado por la participación de los niños. Ya sea viendo pornografía pedófila, hablando de sexualidad con los niños, sometiéndolos a lo erótico o pornográfico o explotándolos sexualmente.
• Adicción al cibersexo. El adicto utiliza los recursos de Internet para ver pornografía, el intercambio sexual (tanto si actúa como si no) con otros o inventar una identidad sexual. La sensación de anonimato, la seguridad y la impunidad facilitan la excitación y el comportamiento generalizado compulsivo.

Cómo superar la adicción al sexo: ¿Qué tratamiento?

El tratamiento es similar al utilizado por Alcohólicos Anónimos.
Contrariamente a la creencia popular, el tratamiento no implica una sola persona, sino dos: el adicto y el co-adicto, es decir, la pareja.

De hecho, por su conducta, el co-adicto está involucrado en el sistema adictivo. El primer paso del tratamiento es admitir que se es impotente en relación debido a la adicción sexual y que su vida se ha vuelto ingobernable. La asesoría y seguimiento de un terapeuta es necesario para el éxito del tratamiento del adicto y su pareja.

Cada uno debe admitir que la combinación de influencias relacionadas con la cultura, la familia y las creencias personales son más fuertes que su voluntad.

También es necesario aceptar la ayuda de los demás y no quedarse encerrado en el mundo de la adicción. Para algunos, la religión o la espiritualidad les ayudan a reconsiderar sus cualidades y debilidades como seres humanos.

Hacer un inventario honesto y sin concesiones de sus cualidades y debilidades no solamente permite al adicto enfrentar su humanidad, sino también reconsiderar la auto-flagelación que se inflige. El siguiente paso es explicar a su compañero/a el inventario que se hizo de sus propias cualidades y debilidades. Esto implica deshacerse del temor de ser rechazado por exponerle las cosas a la otra persona.

El adicto debe entonces ser capaz de pedir perdón a los que él hizo sufrir (excepto, por supuesto, si se incurre en más sufrimiento al decírselo a estas personas). El hecho de darse cuenta de que puede ser aceptado por lo que es, con sus cualidades y sus debilidades, puede reanudar la responsabilidad de sus acciones, un elemento clave para la curación.

Una de las ideas que pueden cambiar radicalmente el sistema de creencias del adicto es darse cuenta de que otras personas se preocupan profundamente por su sufrimiento y sus necesidades psicológicas fundamentales (ser amado, sentirse seguro, tener esperanza) y que él/ella pueden necesitar de otros.

A través de este programa, el adicto encuentra otras formas de aliviar su angustia y sufrimiento mental, que lo ayudará a retomar el control de su vida.

¿Y la pareja del adicto al sexo?

Sexo adictoLa pareja del adicto juega un papel básico en el mantenimiento y fortalecimiento del sistema adictivo.
Él/ella podría tener dudas y sospechas aun cuando la evidencia de la conducta adictiva parece obvia.

El co-adicto también puede fortalecer el sentido de debilidad, vergüenza y humillación del adicto culpándolo de ocultar sus propias vulnerabilidades. Del mismo modo, todas las estrategias de vigilancia y control desarrolladas por el co-adicto fortalecerán el sentido de impotencia del adicto para controlarse a sí mismo.

A menudo, el comportamiento del co-adicto se basa en el temor de enfrentar el dolor que sería abandonar la idealización sobre el enfermo. A veces también es una manera de evitar el riesgo a perderla/o.

El uso de la sexualidad de pareja para controlar a su compañero adicto (como recompensa o castigo), es una manera de satisfacer sus “necesidades” sexuales y ayudar a su compañero en el tratamiento.

Por último, si el co-adicto oculta la conducta adictiva de su compañero, no ayudará al adicto ya que perpetúa el mito de que él/ella va a encontrar una solución al problema sin ayuda externa.

¿Soy adicto al sexo?

Soy adicto al sexo“La primera vez todavía me duele”, “el orgasmo de la mujer es menos intenso que el del hombre”, “el sexo oral es obligatorio en una pareja”, en materia de sexualidad, se inventan muchas excusas.

La mayoría de las personas ya se han planteado estas cuestiones sin necesidad de atreverse a hablar.

¿La adicción al sexo es realmente una enfermedad?

Si la adicción no le deja actuar sexualmente con normalidad, ya sea con la pareja o ya sea con uno mismo, hasta el punto que afecta la manera de trabajar y vivir, entonces se convierte en una enfermedad. Después, dependiendo de la gravedad, será más o menos difícil de tratar.

Pero si el sexo empieza a “tomar la iniciativa” demasiado a menudo es algo que deberá que tratar. En general, las personas se hacen “adictas” a las relaciones sexuales simplemente porque esperan que el placer que experimentarán les calmará, es decir, en pocas palabras, se trata de una lucha contra la ansiedad. Están ansiosos y piensan que el sexo se ocupará de ellos de manera positiva y tranquila.

¿Es la adicción al sexo una adicción clasificada en la misma categoría que la del alcohol o el tabaco?

Sea adicción al sexo, alcohol o tabaco, el objetivo es siempre el mismo, es decir, que calme la ansiedad y nos ponga en un estado como si no tuviéramos esa adicción.

¿Un hombre o una mujer que tiene relaciones sexuales todos los días o varias veces al día con su pareja, es un adicto al sexo?

Lo que se complica en la definición de este tipo de adicción es que no depende de la pareja. Si un hombre quiere tener sexo 3 veces al día y se encuentra con una mujer que quiere hacer el amor tres veces al día, entonces no se puede hablar de adicción.

Cuando ella quiere sólo una vez al día y él tres veces al día, ahí comienza a ser un problema. Si ella quiere una vez al mes y él tres veces al día, entonces rápidamente esto va a ser un problemático.

Así que podemos decir, “Más allá de 3 veces al día, es un problema”

No, no es así como se analizan las cosas porque por lo general cuanto se es más joven se puede reanudar más rápido las relaciones sexuales. Un joven dijo: “Me masturbo 15 veces al día”, uno puede imaginar el tiempo que se toma para hacerlo y concluye que es un adicto.

¿Puede la adicción sexual poner en peligro la vida profesional o personal?

Adicción sexualSí. Se trata de una puesta en peligro de la vida profesional y social. En un programa de televisión un par de adictos al sexo contaron que su desempeño laboral se estaba viendo afectado por su deseo sexual incontrolable pero después de un año de terapia y aceptar que “sólo una vez era suficiente”, comenzaron a mejorar los diferentes aspectos de su vida.

Pensamos en el hombre adicto al sexo pero ¿existen adictas al sexo?

Sí. Hay mujeres adictas al sexo, pero de nuevo, no existe una igualdad. Si un hombre solicita una pareja sexual, lo tendrá más difícil que una mujer haciendo lo mismo.

¿Por qué esta desigualdad?

Esto es debido a que los hombres son más a menudo los que buscan excitación y placer. Por ejemplo, es raro que un hombre se queje de una mujer exhibicionista porque él es muy feliz de ver algo que lo estimula.

Si una mujer pide a un hombre tener relaciones sexuales con ella, él dirá, “esta chica está un poco loca” pero lo hará de todos modos por diversión. Considerando que, si ocurre lo contrario, ella dirá: “Es un pervertido, me acosa” o lo que sea.

¿Se puede superar la adicción al sexo? ¿Y cómo?

Detrás de la adicción al sexo está la ansiedad. Hay gente que va a tratarse su adicción porque sus parejas los empujan a hacerlo, diciendo: “No puedo soportar vivir así, quiero recibir tratamiento”, o a veces, vienen ellos mismos porque se dan cuenta que no tienen la oportunidad de trabajar y vivir normalmente.

Es especialmente importante para los adictos el enseñarles a manejar su estrés, ansiedad y excitación. Esto se puede lograr también con técnicas de relajación o hipnosis.

¿Funcionan los tratamientos?. ¿Cuánto tiempo se tarda en curarse?

Sí, funciona bien, pero la verdadera pregunta, como siempre (lo mismo que un adicto al tabaco que quiere dejar de fumar) es: ¿Están dispuestos a curarse?. Esto quiere decir que podemos ponerlos en el camino y ayudarles dándoles las herramientas y recursos para hacer que funcione pero todo está en las manos del adicto.

¿Estas personas regresarán a una sexualidad normal?

Depende. La verdadera pregunta es: ¿Estas personas vuelven a confiar en sí mismas y tienen sexo para consumar el amor que sienten por alguien?. Es posible, dependiendo de la actitud con que el adicto asuma la terapia.

Sin embargo, el problema puede reaparecer si el adicto se obsesiona con que su pasado sexual es mejor que el presente.

Para ir más lejos, les recomendamos la lectura de esos dos excelentes libros:

Cómo Ser El Mejor Amante Que Ella Haya Tenido

como bien hacer el amor a una mujer

El mejor amante no es el más guapo, ni el que tiene un pene más grande… Descubra quién es.

sexualidad

El Perfecto Amante

como ser un buen amante

Este libro contiene mucho más que el hacer el amor bien a la mujer. Contiene como tener una pareja para toda la vida!

sexualidad

Add Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *