Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La falta de libido: Cómo aumentar la libido

La libido: ¿qué es?

La libidoLa libido o deseo sexual es el deseo de participar en una actividad sexual. El deseo sexual puede ocurrir espontáneamente, en respuesta a la pareja, con imágenes o pensamientos.

La intensidad del deseo depende de varios factores, como la calidad de la relación, la salud física, el estado psicológico, o acontecimientos que causan tensión en la vida (embarazo, duelo, estrés laboral, etc.). La disminución del deseo sexual es una de varias disfunciones sexuales que pueden afectar al hombre y la mujer en cualquier momento de sus vidas.

La falta de libido

No existe una definición precisa de lo que constituye un nivel «normal» de deseo sexual y está claro que el comportamiento sexual (masturbación, coito) es sólo un indicio indirecto y poco fiable de esto.

Por tanto, es importante definir si es que se siente la falta de libido por problemas que tenemos internamente, por estar atravesando un mal momento en la vida (problemas matrimoniales), o por no sentir atracción por nuestra pareja.

Específicamente si se trata de una falta de deseo sexual primaria (desde siempre), secundaria (después de un período), generalizada (sin pensamientos, fantasías y deseos sexuales, ya sea cuando esté sólo o con otra persona) o situacional (por ejemplo, el ver la masturbación de su pareja como algo desagradable).

Por último, debe hacerse una importante distinción entre la falta de deseo sexual espontánea (querer iniciar un acto sexual) y el deseo sexual de reacción (en respuesta al deseo de la otra persona).

En la última gran encuesta sobre sexualidad realizada a franceses, el 2% de los hombres y el 7% de las mujeres reportaron sentir «a menudo» una falta de deseo en los últimos doce meses, y el 20% de los hombres y el 29% de las mujeres lo han experimentado «a veces».

La ausencia del deseo o costumbre al fracaso aumenta con la edad: 20% de las mujeres y el 11% de los hombres entre 18-24, de 32 a 35% de las mujeres y de 13 a 18% de los hombres entre 25 a 49 años y de 46 a 49% de las mujeres y de 31 a 43% de hombres entre 50 y 69 años.

Qué pasa cuando hay falta de libido

Falta de libidoPara algunos, el deseo sexual es el primer paso antes de que uno se involucre en la actividad sexual. Es seguido por la fase de excitación, luego por una fase de orgasmo (no siempre) y resolución (período refractario para los hombres y algunas mujeres «multi-orgásmicas), durante el cual el orgasmo es inaccesible.

Si bien las relaciones suceden en muchos casos en este orden, esta visión lineal de la respuesta sexual ha sido cuestionada en la última década. Ahora se ha propuesto un patrón circular para los que reportan una falta de libido.

Sexualidad femenina - Sexualidad masculina

En las parejas ahora es más común tener la voluntad de satisfacer las necesidades sexuales. Si uno de los dos quiere sexo (deseo sexual espontáneo) antes que el otro, será este quien motive el inicio de un acto sexual, ya sea coito o sólo masturbación.

Si él o ella acepta participar en el acto sexual, se las arreglará para ponerse a disposición, tanto física como emocionalmente. En esta etapa o una vez que se inició el acto sexual, él o ella podría sentir aparecer su deseo sexual (lujuria), siempre y cuando se cumplan las condiciones necesarias para su excitación sexual.

Contrariamente a lo que algunos creen, el hecho de estar constantemente en un estado de reacción al deseo sexual, y por lo tanto nunca ser «iniciador» del sexo, no significa que tengamos un problema de falta de libido. Tan sólo se trata de un problema de dependencia a las ganas sexuales de nuestra pareja.

Por último, si la relación sexual se lleva a cabo para satisfacer a la pareja, se convertirá en una potente motivación para repetir el acto sexual. De ahí la noción de ciclo del deseo sexual.

Tenga en cuenta que el deseo sexual espontáneo puede ser tanto para el deseo en solitario (masturbación) o diádico (con una pareja sexual), aun cuando no existen vínculos claros entre los dos tipos de actividad sexual.

Algunos efectos se asocian para un mayor impulso sexual. Por ejemplo, la masturbación se usa como un regulador de la tensión sexual pero esto no significa que la masturbación no dañe el deseo sexual diádico. De hecho, una actividad sexual diádica es a veces difícil para la actividad sexual solitaria.

Lo que se siente cuando hay una falta de libido

Se experimenta una falta total de interés por el sexo, incluyendo el sexo en solitario (masturbación), con una falta total de pensamientos o fantasías eróticas.

A veces no se siente el deseo sexual de forma espontánea sino como una respuesta a las demandas de su pareja. En este caso, no se puede hablar de una falta de libido.

La falta de deseo sexual es a menudo asumida con normalidad. Sin embargo, hay casos en que esto puede ser un problema: (1) cuando su pareja sufre por esto (2) cuando a uno le gustaría sentir el deseo sin tener éxito (3) cuando el deseo sexual no está dirigido a la pareja, sino a sí mismo (masturbación) (4) cuando no se siente normal debido a su falta de la libido.

Causas de la falta de libido

Causas de la falta de libidoLa falta general de deseo sexual siempre se debe a un trastorno psicopatológico, a menos que usted haya canalizado toda su energía en otras actividades creativas, religiosas o espirituales. También puede ser un signo de una deficiencia hormonal.

La falta de deseo sexual dirigida a su pareja puede ser un reflejo de un problema de relación más profunda. Por ello, el sexólogo y terapeuta sexual siempre evalúa la dinámica de la pareja más allá del ámbito sexual.

La falta de deseo sexual puede tener varias causas: mental (estrés, ansiedad, inquietud, pensamientos negativos, infidelidad), emocional (ira hacia su pareja, trastorno de estado de ánimo, depresión, ansiedad, memoria traumática, falta de respeto, desconfianza al amor, inseguridad), física (fatiga, menopausia, problemas de salud, drogas, alcohol).

Se puede dejar de tener sexo con regularidad por voluntad propia. Sin embargo, el hacerlo con poca frecuencia hará que sea doloroso y a la larga habrá una desactivación del deseo sexual.

Del mismo modo, tener sexo regularmente puede ser agradable aunque sin un fondo emocionante, puede causar la pérdida del deseo sexual.

Mientras la terapia sexológica está dirigida a la excitabilidad, es decir, a la capacidad de aumentar la excitación como resultado de la estimulación sexual, el sexólogo puede estimar el nivel de conexión sexual de la pareja. Por ejemplo, si tienen sexo monótono, dificultad para expresar sus deseos, una actitud conservadora a la sexualidad, atracción no compartida, etc. Muchas de las mencionadas son causas clásicas de la desactivación del deseo sexual.

Entre las distorsiones cognitivas (pensamientos anormales) que podrían poner en peligro el éxito de las relaciones sexuales son las expectativas negativas («no voy a llegar a tener un orgasmo», «voy a perder mi erección», «estoy aburrido» ), las expectativas poco realistas («una relación sexual satisfactoria requiere un orgasmo simultáneo», «mi pareja no debería tener problemas de erección si lo excito yo», «una debe permanecer digna en todas las circunstancias»), la ansiedad de rendimiento («tengo que tener una erección firme y duradera para que mi pareja pueda disfrutar», “la opinión de mi pareja depende de cómo me comporte en el sexo», «tengo que controlar mi eyaculación”,»si estoy emocionada, nunca tendré problema de lubricación «), las creencias erróneas («un hombre es juzgado por su erección «,»la penetración es esencial para el éxito del acto sexual «,»un hombre tiene necesidades sexuales más fuertes que una mujer», «una mujer necesita el romance para el placer sexual «).

Finalmente el buen funcionamiento del ciclo de deseo sexual requiere que se elimine la idea de una relación sexual satisfactoria. Lo ideal sería que se alcance satisfacción sexual real (el placer sexual con o sin orgasmo), satisfacción emocional (momento intimo con su pareja) y que además se perciba la satisfacción de la pareja pues el placer sexual pierde interés si no se comparte.

La bajada de la pasión

El declive de la pasión disminuye inevitablemente en muchas parejas con el paso de los años y es una de las razones más comunes para la disminución del deseo. Poco a poco, la emoción es más difícil de obtener, haciendo que ambos cónyuges se sientan insatisfechos.

La frustración, la culpa, la ira, la incomprensión, pueden solucionarse pero a veces también ocurre que este problema se vuelve inaceptable y puede dar lugar a la separación de la pareja.

La Rutina

Hacer el amor en el mismo lugar, con la misma frecuencia y de la misma manera puede hacer que la sexualidad se convierta en una rutina triste y dé como resultado una disminución del deseo.

La falta de tiempo

Un estilo de vida estresante, la excesiva carga de trabajo, la voluntad de tener éxito en todo lo que se emprende, la proliferación de las actividades deportivas, los niños pidiendo más tiempo, los viajes más frecuentes, etc., llevan gradualmente la falta de tiempo para el sexo.

Atrévase a hablar sobre su falta de libido

No dude en plantear el tema de la disminución del deseo, sea plenamente consciente que negar el problema puede hacerlo infeliz a usted y a su pareja. No pierda el tiempo, no espere meses o incluso años o será demasiado tarde para reaccionar. Hablar sobre esto con su pareja, un médico o amigos le ayudarán a ahorrar tiempo.

Hable con su pareja

Su pareja es a la persona que más le preocupa: él o ella siente sus ansiedades y dudas e inmediatamente se da cuenta de que «ya no quiere sentir nada”

Forzarse a hacer el amor no es la solución, esta actitud puede llegar a ser insoportable y causar el empeoramiento de la situación. Expresar ambos sus dudas y ansiedades puede ser más beneficioso.

Cómo aumentar la libido: tratamientos

Cómo aumentar la libidoLos principios del tratamiento son:
– Asegúrele a su pareja que existen soluciones si él o ella tiene la sensación de estar en un callejón sin salida y mira escéptico a someterse a terapia.
– Mantener una vista diádica del problema. No es la dificultad de uno, sino una dificultad en el funcionamiento sexual de la pareja.
– Corrección de distorsiones cognitivas.
– Reducción y control de la ansiedad.
– Tener en cuenta los aspectos emocionales y afectivos que intervienen en el acto sexual.
– Mejorar las habilidades de comunicación para solucionar los conflictos de pareja.
– Mitigación de miedos inconscientes (miedo a la intimidad, el miedo a perder el control, miedo de la dilución de la identidad).
– La prevención de recaídas.

No es difícil para una persona identificar cuando su pareja tiene una falta de libido, pero el tratamiento requiere la cooperación de ambas partes. De hecho, la causa más obvia no es siempre la única responsable o incluso la principal.

La existencia de problemas en las relaciones de pareja, como la búsqueda de una relación extramatrimonial, pueden inhibir los beneficios de la terapia. Así mismo, cuando el trastorno psicopatológico está presente en uno de los dos, es mejor tener cautela y dirigirse a terapia de pareja.

Preguntas sobre deseo sexual y libido

¿Libido y deseo es lo mismo?

Falso: Libido y deseo son conceptos relacionados pero no significan exactamente lo mismo. Libido es un instinto animal, un instinto de vida. En cuanto al deseo, es la expresión de la libido, un término más acorde para la naturaleza humana.

Nota: Una evidencia de la falta de libido es cuando tiene ganas de tener relaciones sexuales con su cónyuge y entonces de la nada se pregunta si otro hombre podría hacerle sentir como él.

¿La píldora inhibe la libido?

Verdadero y falso. Es cierto que algunas píldoras reducen la libido. Debemos saber que todas las mujeres segregan testosterona, la hormona del deseo. Por supuesto, segregan menos que los hombres pero necesitan un mínimo para estimular la libido. Las dosis de pastillas proporcionan a las mujeres exceso de estrógeno y progesterona, creando un desequilibrio en relación con los niveles de testosterona ya presentes. Este desequilibrio disminuye la libido.

Nota: Los ginecólogos ofrecen píldoras especiales para quienes tienen falta de deseo.

La hipnosis es eficaz para despertar la libido

Verdadero. Si, puede despertar la libido y también calmarla. La hipnosis es un estado alterado de conciencia que puede ayudar a encontrar en nuestro interior a los responsables de la libido.

Nota: Si su falta de libido se debe a medicamentos o enfermedad, no tendrá ningún efecto. La hipnosis es muy efectiva si su libido tiene origen psíquico (bloqueo, estrés, etc.). Usted puede citarse con un terapeuta sexual que practica la hipnosis. Algunos psicoterapeutas y fisioterapeutas también ofrecen este servicio.

Para ir más lejos, les recomendamos la lectura de los excelentes libros:

Descubre el orgasmo femenino

El orgasmo femeninoDescubre lo que debes hacer para complacer a tu pareja con intensos orgasmos femeninos.

sexualidad

100 Juegos Sexuales – Aumente La Pasion, Diversion E Intimidad

posiciones para hacer el amorVersión española del Best-Seller “100 Great Sex Games For Couples”.

sexualidad

 

 

Add Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *