Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Mujeres malas en la cama: cómo ser una mejor amante

Mujeres malas en la cama

Mujeres malas en la camaMuchas mujeres se preguntan si son malas en la cama.

Entre lo que piensan las mujeres, lo que piensan los hombres y lo que la sociedad envía como imagen de la sexualidad femenina, se puede confeccionar un expediente completo sobre la mujer mala en la cama.

Empezamos con una gran investigación en la que veremos cómo los hombres definen a una mujer mala en la cama. A continuación, reproduciremos el interesante testimonio de una mujer joven que siente que es mala en la cama y, por último, finalizaremos con los principales errores que cometen las mujeres en la cama.

Qué piensan los hombres de las mujeres malas en la cama

Mujeres, ¿piensan que son malas en la cama? ¡Descubran si lo son!

Hace tan sólo unas décadas, nadie se preocupaba del placer femenino. Era pecado. Hacer el amor era sólo un deber civil, el sexo tenía como fin una utilidad: la reproducción. La mujer servía para tener hijos y para ayudar en las tareas del hogar.

Pero en los últimos años, esto ha cambiado. En la prensa femenina, las mujeres están casi obligadas a pensar en ellas mismas primero: “Escúchese a sí misma y disfrute”. Toda la presión está en los hombres, que se convierten en máquinas para crear el orgasmo femenino. Si el sexo es bueno, será gracias a los dos. Si el sexo es malo, la culpa es de ellos.

Pero la realidad es diferente. Una mujer también puede echar por tierra una relación sexual. 22 hombres fueron encuestados y sus respuestas les darán que pensar, chicas.

Una mujer puede ser mala en la cama

Mala en la camaEl 100% de los chicos encuestados han tenido malas experiencias con mujeres en la cama.  Cuando preguntamos a los hombres qué es lo que más desean que haga una mujer en la cama, el sexo oral ocupa la primera posición en las respuestas y la estimulación de los testículos la segunda posición.

Cuando les preguntamos qué implicaba que una mujer fuera mala en la cama, me dijeron que lo peor había sido el sexo “sin entusiasmo y demasiado tranquilo.” Las mujeres con una vagina “demasiado floja” no plantean ningún problema. De hecho, para ser bueno en la cama, todo es actitud. Esto debería tranquilizar a algunas.

Poner el corazón a trabajar

El sexo es importante, pero tener corazón y deseo lo es aún más. Contrariamente a la creencia popular, a los hombres también les gustan los juegos previos. El 40% los consideran “importantes” y el 60% “muy importantes”.

Sexualidad femenina - Sexualidad masculina

Los hombres también hacen el amor con sus cabezas y sus corazones, y sentirse acogido y querido provoca que quieran sobresalir en la cama. Pero tenga cuidado, poner el corazón no significa volverse violentos: un hombre de la encuesta compartió una historia dolorosa sobre el sexo oral con los dientes: ¡Ay!

A los hombres les gustan las mujeres que toman la iniciativa

Mujeres que toman la iniciativaNo es necesario que las mujeres hagan todo el trabajo, pero sí hacer su parte. Demuestre que usted está ahí y que se divierte. Ser vago es aceptable en la escuela o en el trabajo, pero no en la cama con su pareja. Haga lo que haga, no juegue a ser la princesa del dormitorio, una estrella de mar o una ballena varada.

Para el 40% de los hombres su posición preferida es el galgo y, en segundo lugar, es la amazona (33%), por delante del misionero. A los hombres les gusta que la mujer domine la situación. ¡Así que recuerde montar a su hombre de vez en cuando!

Los hombres sólo quieren que usted sea feliz …

También se les preguntó a los chicos cuál era su propósito al hacer el amor. La gran mayoría de ellos esperan que su pareja salga de la habitación “feliz” después de tener relaciones sexuales con ellos. Esto es ¡muy adorable!

Por tanto, la felicidad está en la complicidad entre los dos. Para ello tiene que haber un intercambio, una entrega total por parte de los dos. No tener iniciativa y permanecer completamente congelada no es aconsejable.

Al parecer soy mala en la cama…

Soy mala en la camaCreo que soy mala en la cama. Una mujer cuenta cómo su confianza en su potencial sexual ha sido destruida por la presión que ejerce la sociedad.

Es algo que me atormenta, una pregunta que me surge regularmente desde el comienzo de mi vida sexual: ¿Soy mala en la cama?  Y, ¿soy yo la única que se lo pregunta?

Cada vez que nos hacemos preguntas existenciales de este tipo, Internet, los medios de comunicación y demás tienen una respuesta. Para mí, la respuesta fue clara y contundente: Sí. La tristeza, la duda y la decepción me invadieron, porque después de todo, uno se espera que le digan: “Usted es una bomba sexual, no cambie nada”.

Pero yo no soy parte de los débiles, por lo que, aunque estaba muy debilitada por esto, miré hacia arriba y me enfrenté a la situación. ¿Y si no era yo la que tenía un problema? ¿Y si era el mundo y nuestra visión de la sexualidad la que estaba mal?

Emprendedora serás

Mujer haciendo la estrella de marEntiendo que comportarse como “estrellas de mar” no excita a la multitud. De hecho, tampoco gusta en un hombre. Es necesaria la participación mínima de los dos lados para que la cópula no se convierta en un momento de aburrimiento.

Nunca me pareció muy complejo empezar: un beso aquí, un movimiento allá, pero parece que no es suficiente. Los hombres quieren más.

Las cosas se complican cuando el sexo se convierte en algo sagrado en la prensa femenina: el sexo está presente en el horóscopo, en los consejos de las revistas y en los titulares. He perdido la cuenta de las revistas femeninas que llevan como titulares: “¿Cómo romper la cama?”, “Pasa un verano caliente”, “La correcta forma de elegir tu ropa interior”, “Sexo en la playa”. Sé que no están redactados con mala intención, pero los deseos que estos titulares generan son a menudo incongruentes.

Algunos de estos titulares sólo son realizables en las películas de Hollywood por lo que nos mienten y nos recuerdan qué es lo que no podemos hacer. Una puesta de sol, sexo en un acantilado o en la playa, sólo darán lugar a arañazos y hongos. Pero ese no es el mayor problema que provocan estas palabras vacías y condescendientes. El problema es que al final no sé qué quiero realmente. ¿Cuáles son mis deseos? ¿Estos son mis verdaderos deseos o son los que me ha infundido la revista?

Consejos estupidos de revistas

El sexo se convierte en el centro y en el motor de la relación. Estamos siempre oyendo que hay que “mantener a su hombre” porque no es natural que los hombres se queden con una chica que no los satisface. Sería legítimo que se fuera a otra parte. La revista Bullshit y su asesoramiento, nos propone trucos estrafalarios hasta el límite de lo absurdo. Se comienza con la ropa interior adecuada, los posibles escenarios eróticos y al final parece que todo va mal. He leído toneladas de veces cosas como estas: olfatear su ropa interior, jugar con chocolate, nata o jugar con hielo en la boca. Es cierto que todo esto puede ser puesto en práctica, pero Bullshit ha olvidado una cosa: incluso aunque se esté muy cerca de su pareja, después de todo es su amigo, por lo que habrá tabúes, normas, inhibiciones y miedos

Sinceramente, no me parece normal que este tipo de fantasías que deben ser personales y privadas, se estén convirtiendo en la normal del buen sexo y estén en todas las revistas. Un día casi compro un látigo y un liguero y me pongo a gritarle a mi chico todo lo que quería que me hiciera. Pero, por desgracia, todavía estaba lejos de la marca.

¿Y ahora que pensar?

Kevin y Sebastian, dos hombres jóvenes y muy agradables, dicen lo siguiente en un artículo de la revista Elle: “Aunque no tengo un carácter dominante, tampoco me gusta estar sujeto. Me gusta llevar las riendas. Es insoportable para mí oír a una chica gritar “haz esto, haz lo otro, esto no”. Sin embargo, esto no significa que la chica sea totalmente pasiva. Otra cosa que me molesta es cuando después del sexo me dice que me ama y no deja de hablar. ¡No hay necesidad de interrogarme antes de dormir!”

“No me gustan las chicas que fingen en la cama. Es igual de malo que una chica que permanece totalmente inmóvil”.

“Me parece que las posiciones clásicas son aburridas a la fuerza. Sin embargo, prefiero hacer con éxito un buen misionero que hacerlo en otra postura que pueda incomodar a la chica”.

“Esta última cita me destruyó: la idea de que un hombre puede preferir un misionero me dio ganas de dejarlo todo y entrar en el convento”.

Igual que el gato de Schrödinger, que puede estar vivo o muerto antes de abrir la caja, el sexo puede ser bueno o malo. Es difícil ser bueno en la cama realmente.

Uno, dos o incluso diecisiete orgasmos tendrás

Mujer teniendo orgasmosEn esta etapa de mi profunda reflexión, tengo que admitir que la confianza que tenía en mi capacidad de hacer feliz a un hombre había recibido un duro golpe. Afortunadamente, en un impulso pseudo-feminista, la sociedad nos recuerda que, como mujeres liberadas, tenemos el derecho a disfrutar también.

Recomiendo encarecidamenre la lectura del “manifiesto para el mal beso” de Gaelle-Marie Zimmerman, no sólo para alcanzar el orgasmo sino para conocer su cuerpo y explorar el erotismo en todas sus formas.

El sexo requiere de una planificación, por lo que debemos entender y descifrar todos los mecanismos que nos permiten disfrutar mejor de una relación sexual.

Ridiculos estudios

El problema de ser mala en la cama es que además no me gusta. Los orgasmos vaginales, el clítoris, el punto G, orgasmos violentos, orgasmos múltiples, eyaculación… Hay tantos estudios, a veces ridículos, que muchas veces es difícil encontrar la información que se necesita. Muchas veces dan tantos detalles, tantos números y medidas que parece que se habla de bombas nucleares en vez de vaginas.

A fuerza de leer esto, a veces me pregunto si yo soy una mujer, porque en comparación con esta información, mis conocimientos del orgasmo parecen (muy) limitados.

Y, sobre todo, no hay, en paralelo con estos estudios y las historias dignas de una película porno, información sobre estas historias oscuras, sobre estas historias de miedo en las que explican que: “Rara vez disfruto con mi marido” o “Nunca he tenido un orgasmo vaginal”.
Por lo general esas historias son seguidas por consultorías de psicólogos o sexólogos y sus respuestas suelen acabar en “No importa”. Casi inconscientemente, estas historias me inspiran la imagen de edad, las mujeres feas, que están tristes y gélidas y cuya vida sexual ya está en ruinas.

Nunca he tenido esas cosas raras

Aquí está mi confesión: tengo veinte años y nunca he tenido orgasmos múltiples ni he eyaculado ni nada por el estilo. En realidad, una vez tuve un par de orgasmos y fue casi por accidente.

¿Soy frígida? ¿Soy una lesbiana reprimida? Con todos estos requerimientos, cualquier situación sexual rápidamente toma un giro intelectual absurdo: ¿Voy a disfrutar? ¿Se ha terminado pronto? Pero esta posición, ¿estimula el clítoris? ¿Cuál es el punto G? ¿Quién soy yo?, ¿Hacia dónde voy?

No hay nada peor para arruinar el sexo que una tremenda presión como esta.

Es como si fuera obligatorio para disfrutar, como si el sexo sin orgasmo no pudiera ser agradable. Ya me ha pasado el divertirme en la cama sin disfrutar al final (este es el caso la mayor parte del tiempo) y me gustaría que el mundo deje de insistir en que no, en que, si usted no ha tenido un orgasmo triple con eyaculación, el sexo ha sido realmente una porquería.

Por último, contrariamente a lo que vemos en las películas, donde tres pequeñas apoplejías en misionero conducen a nuestra heroína al séptimo cielo (qué suerte), el Santo Grial es difícil de alcanzar. Bullshit y títulos como “Objetivo Orgasmo” han hecho ver a las chicas una forma de tener sexo, que para mí es errónea.

Cuando la prensa, la sociedad, la pornografía y todo el mundo está de acuerdo y se hecho una lista de lo que se debe hacer en la cama, me siento realmente como un cero a la izquierda.

Mamadas harás … porque así es

Mujeres haciendo mamadasAsí, en vivo, revelo lo que debe ser mi mayor complejo sexual: la felación. No lo consigo. No es una cuestión de la edad, tamaño, pareja, salud o lo que sea; la idea de conducir un falo hacia mi garganta es suficiente para hacer que me den ganas de llorar y de vomitar desde el comienzo de mi vida sexual.

Así que tal vez un día tenga una revelación y realmente me dé cuenta de que me he perdido algo durante todo este tiempo, pero hoy no es ese día.

Queriendo evitar encontrarme en una situación incómoda donde sería formular claramente la negativa, siempre utilicé un montón de maniobras desesperadas y estúpidas: no eliminar el vello para no dar paso a un cunnilingus y así no tener que corresponder con una felación, por ejemplo. También utilizo la a veces dolorosa excusa: “Vayamos directamente al grano y saltémonos los preliminares”.

Sin embargo, después de algún tiempo sin ninguna felación durante las relaciones, el chico se da cuenta. Y siempre es un momento delicado para explicar que su pene nunca se albergará entre mis delgados labios. Un simple “me repugna” a secas puede ser molesto por lo que he desarrollado varios pretextos:

  • “Podría hacértelo pasar mal con mis dientes” o “no tengo la garganta lo suficientemente profunda y me asfixiaría”. Normalmente, esto es bastante eficaz.
  • La alternativa freudiana “Cuando yo tenía cuatro años, mi madre no me dejaba chupar mis juguetes y esta prohibición se mantuvo arraigada en mi superyó. No puedo luchar contra esto, ya sabes”…

¿La felación es indispensable?

Sin embargo, la pregunta es: ¿por qué me justifico por no apreciar una práctica sexual e incluso tengo miedo de que me rechacen por esto?

Cada vez que leemos un artículo sobre el tema encontramos la misma historia: para todos los varones entrevistados, la felación es indispensable en una relación sexual. Es obligatorio y deseable.

Incluso cuando afirmo que nunca he hecho una mamada, la respuesta es siempre: “¿Qué? Pues entonces sigues siendo virgen”. Por no hablar del traumático episodio de Sexo en Nueva York en el que Charlotte se despide de un chico por negarse a realizarle sexo oral y sus amigas se ríen amablemente de ella. Esto es muy radical.

Es como si todos los hombres tuvieran un único objetivo y el placer sexual dependiera únicamente del sexo oral. Parece que es ridículo no hacerlo.

Sin embargo, esta práctica sexual tiene una apariencia ambigua: se ve como una norma, pero también algo degradante, sucio y vulgar. No se pueden demonizar todas las actitudes, sino que tenemos que respetar todas las actitudes sexuales.

Aun así, por negarme a realizar una felación (porque no me gusta), soy y seguiré siendo mala en la cama.

En conclusión… soy mala en la cama

Mujer mala en la camaAquí, la diatriba ha terminado. Usted se dará cuenta de que no he mencionado la pornografía, lo que puede parecer extraño en un artículo sobre la lucha contra los complejos en la cama. El único motivo es que no soy experta en el campo.

La visión general de la sexualidad que tiene nuestra sociedad, me molesta. Con la liberación sexual de los últimos años (me refiero al exceso de liberación, no a mayo del 68) la intimidad sexual ha desaparecido. El sexo que era algo íntimo e individual se ha convertido en público y forma parte del mercado. Es una competición donde el rendimiento sexual y los estereotipos ocupan un gran espacio.

El resultado es que tal vez nunca mantendré relaciones sexuales “como se debe” ni podré hacer la mitad de las posiciones del kamasutra (por falta de deseo y flexibilidad), pero sobre todo nunca voy a dejarme llevar totalmente porque me sigue obsesionado esta certeza:

Soy una mujer mala en la cama

Los 15 errores que cometen las mujeres en la cama y cómo mejorarlos

Mujer mala en la camaSi aún piensa que es el hombre el que debe tomar las riendas de sexo, señoras, es el momento de tomar sus primeros pasos en el siglo XXI. Nunca es demasiado tarde para cambiar y, a menudo los pequeños cambios pueden cambiar toda la imagen que tienes de usted en la cama. Aquí están los 15 errores más comunes en el sexo:

Seguir los consejos de su revista favorita

Tanto hombres como mujeres se ven atrapados en esta trampa. No olvide que los periodistas también tienen vida personal, con sus momentos de alegría o tristeza, e incluso normalmente sus propios sentimientos y experiencias no suelen influir en sus artículos.

Del mismo modo, a veces hablan de tendencias sin abogar por la actuación,  es decir, muchas veces estos deseos en su conjunto no tienen en cuenta la necesaria adaptación que requiere el sexo: los determinados gustos en determinadas  situaciones o la responsabilidad de tener en cuenta los deseos y el carácter de su pareja sexual.

La falta de confianza

En el mismo sentido, es necesario olvidar los estereotipos físicos que aparecen en la mayoría de las revistas. Los hombres aman a las mujeres, tengan senos pequeños o grandes pechos, las caderas bonitas y voluptuosas o no. Desde luego, no son ciegos, pero lo que les gusta especialmente son las mujeres que tienen confianza en sí mismas, que sonríen y que no dudan por la comparación con estos estereotipos.

Deje de acusar a su peso y saque la cabeza de su propio ombligo. Usted es mejor que eso. Además, mire a su alrededor. Las mujeres seguras llaman mucho más la atención. Así que cuando usted se encuentre desnuda en la cama con el hombre que le gusta, no se esconda, disfrute y olvídese de la presión innecesaria.

La pasividad

En su vida, como en la sexualidad, debe conocerse a usted misma, saber lo que le gusta y lo que no, y no tener miedo de su cuerpo. Usted debe ser activa y no depender del otro. Cuanto más sepa sobre usted misma, mejor podrá guiar a su pareja. No pedimos que hagan un curso detallado pero debe ser capaz de expresar lo que quiere en cada momento con suavidad y firmeza.

Confundir el placer masculino y el placer femenino

Las zonas erógenas de los hombres y de las mujeres son diferentes. Por ello, nunca debemos creer que aquello que a nosotros nos gusta debe gustarle a la otra persona necesariamente. Es necesario conocer estas zonas y las del otro sexo para tener relaciones sexuales satisfactorias.

Demasiado crítica

Mujeres malas en la cama

Las mujeres a menudo tienen dificultades para aceptar los cumplidos. A menudo se meten en discusiones sin fin cuando su hombre les dice lo bonitas que son. Vamos, señoras, digan gracias con una sonrisa. Él la ama y es el momento de confiar en él.

Simulación

Los hombres prefieren saber que están haciendo las cosas mal para rectificar la situación. Es mejor decirle que no quiere una cosa determinada que simular que le gusta. Si usted no consigue el orgasmo, tal vez sea el momento de leer nuestros artículos o de consultar a un sexólogo para encontrar el camino al orgasmo.

¿Dónde y cuándo se quiere?

Los hombres también tienen sentimientos, preocupaciones y largas jornadas de trabajo. Es extraño: cuando las mujeres no quieren practicar sexo, tienen toda la razón del mundo, pero cuando los hombres se estancan es que tienen un problema grave. Vamos, sean más indulgentes y comprensivas.

Nunca hay que olvidar que los hombres trabajan con los ojos

Mujer mala en la camaLa mayoría de los hombres se sorprenden con el cuerpo de una mujer. Les gusta verlo desde todos los ángulos: vestido, desnudo, en ropa interior, en la ducha … e incluso con ropa deportiva atractiva. De ahí la importancia de cuidar su imagen. Póngase hermosa para ser un placer diario para su hombre.

El silencio es oro, pero…

De acuerdo, a menudo se quejan de que usted habla demasiado, pero no durante el sexo. No hay nada peor para un hombre que una mujer que no expresa su placer. No hay necesidad de convertirse en vulgar y usar un vocabulario sucio, tan sólo exprese lo que siente con naturalidad.

Esperar que piense como una mujer

Incluso si su hombre está trabajando para proporcionarle placer y trata por todos los medios de satisfacerla, recuerde que es un hombre. No puede adivinarlo todo. Por eso, usted debe guiarle y sugerirle nuevas posiciones. Una vez más, mediante la comunicación las relaciones sexuales se vuelven más satisfactorias. Incluso usted puede guiarle con la mano para que estimule las áreas que desee.

La falta de iniciativa

A los hombres les gusta tomar la iniciativa, pero les encanta cuando usted le dirige en la cama. Se sentirá como el rey de la selva.

Diferenciar entre la sexualidad y la maternidad

Los hombres no son proveedores de esperma. Si se centran demasiado en su deseo de tener un bebé es posible que le repugne inmediatamente. Tal vez usted esté lista pero, ¿y él?

Además, tras ser madre, el aspecto carnal de su relación sigue siendo necesario. De acuerdo, usted se ha convertido en madre, pero también sigue siendo mujer y él sigue siendo un hombre con sus necesidades sexuales. Su familia no depende de la felicidad de sus hijos sino de su matrimonio. Por eso es necesario mantener viva la llama.

¿Ha olvidado su feminidad?

mujeres_malas_en_camaAl igual que no le gusta ver a su hombre con ropa que le da un aire de viejo abuelo, él también encontrará su ropa desaliñada poco atractiva. Su hombre quiere preservar la pasión que los une. Usted debe permanecer femenina y atractiva, así que atrévase con faldas, tacones, ropa interior sexy y maquillaje.

La frustración con el sueño del hombre

Sí, el orgasmo puede provocar somnolencia en los seres humanos. No es nada grave ni insultante. Disfrute del placer que él le ha dado y espere hasta que despierte.

El deseo de dirigir la pareja

El amor y el sexo son una búsqueda constante. Al tomar continuamente el control sobre el hombre, se impide que florezca plenamente (y ocurre igualmente al revés). Debe aprender a dejar ir y a dejar que le muestre que sabe tomar las cosas por sí solo. Confíe en él en el dormitorio o en otro lugar.

Bueno, es hora de tomar medidas. Nada es insalvable. Utilice lo que acaba de aprender y acéptese tal y como es.

Para ir más lejos, les recomendamos la lectura de los excelentes libros:

Descubre el orgasmo femenino

El orgasmo femeninoDescubre lo que debes hacer para complacer a tu pareja con intensos orgasmos femeninos.

sexualidad

La formula del orgasmo femenino revelada

Orgasmos de mujeresEstas a punto de descubrir la fórmula secreta para hacer que tu pareja explote de placer con los orgasmos más intensos que ella haya imaginado…

sexualidad

Add Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *