Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Todo sobre la ninfomanía, enfermedad sexual

La ninfomanía

La ninfomaníaLa ninfomanía es una patología relacionada con la adicción sexual. Algunos casos, entre los cuales está el de Dominique Strauss-Khan o la vida oculta de Tiger Woods, fueron de escándalo y puso este término en boca de todos. El director de cine Steve McQueen también se ha inspirado en esta patología para rodar la película “La vergüenza”, revelando como es la vida cotidiana de un acosador.

Ninfomanía: definición

La ninfomanía es un trastorno raro caracterizado por una necesidad compulsiva para tener sexo. Una persona con esta patología nunca está satisfecha, siempre está buscando constantemente satisfacer su apetito sexual desmedido. Esta condición está asociada con trastornos obsesivos compulsivos o bipolares.

Causas de la ninfomanía

Causas de la ninfomaníaLos médicos aún no han determinado las causas exactas de la ninfomanía, no obstante ofrecen varias hipótesis. La enfermedad se desarrollaría en individuos con tendencia bipolar o con profundos períodos de depresión intercalados con fases maníacas. Las personas emocionalmente inestables que han desarrollado un sentimiento de rechazo hacia el sexo opuesto también estarían predispuestas a desarrollar esta enfermedad.

Los efectos secundarios de ciertos medicamentos, como los corticoides también podrían desencadenar trastornos del deseo. Otras hipótesis señalan como causas de la ninfomanía a la disfunción de ciertas áreas del cerebro o la disfunción de los neurotransmisores.

Perfiles de las ninfómanas

De acuerdo con la psicóloga Valerie Chaput, “las mujeres son a menudo las más afectadas por la adicción sexual, se consideran ninfómanas cuando constantemente entran en el juego de la seducción, lo que refleja una falta de autoestima”

El primer perfil de ninfómana es aquella que busca placer a través de numerosas relaciones, sin encontrarla, como Laura (45 años). “Estaba buscando hombres cada vez más atractivos, porque pensé que una fuerte atracción facilitaría el disfrute. Sin embargo, mis relaciones siguen siendo muy mecánicas y nunca estoy satisfecha. Esta falta de placer podría ser porque nunca estoy sentimentalmente unida a mis parejas”
Ahora observemos otro perfil de ninfómana, como Manon (36 años), que llega al orgasmo con facilidad y hace de todo para conseguir la mayor cantidad de sexo posible. “Me hago dependiente de un hombre para satisfacer mi necesidad vital de sexo, soy adicta al orgasmo, es como una droga que me causa sensación de ingravidez”

En ambos casos, las ninfómanas sufren mucha vergüenza de padecer esta enfermedad, sintiéndose culpables. Las personas con trastornos sexuales a veces prefieren aislarse, destruyendo su vida social. “Dejé a mi marido porque yo era la única que quería imponer un ritmo sexual”, dice Laura. De hecho, las ninfómanas sufren con las miradas de los demás. “Cuando le confesé a mi mejor amiga mi adicción al sexo, su manera de mirarme cambió. Ella piensa que soy viciosa y depravada, cuando en realidad sólo soy una víctima de la enfermedad”, dice Manon. Las ninfómanas además de sufrir por su adicción al sexo, también lo hacen por la manera en que son vistas por la sociedad.

Cómo se trata la ninfomanía

La psicoterapia es la forma más común de tratar la ninfomanía. Los tratamientos con fármacos se prescriben sólo cuando hay depresión o asociación con una enfermedad psiquiátrica.

Ninfómana: ¿manía o enfermedad?

Sintomas de la ninfomaníaLa ninfomanía en el siglo XIX era una enfermedad mortal. Hoy el término ninfómana se utiliza sobre todo como insulto a las mujeres que multiplican sus encuentros casuales. Es decir, el termino ha sido actualizado más para el concepto moral que para el punto de vista médico. Obras literarias como “Mi vida secreta”, publicado a finales del siglo XIX, o más recientes como “Diario del año 1980-1998” y “Lust” de Michel Polac, hablan sobre hombres que describen sus conquistas y sus encuentros sexuales. Pero nunca tuvimos acceso a un texto de este tipo escrito por una mujer.

La ninfomanía: ¿mujeres sin falta de sexo?

En la primavera del 2001 se publicó el libro “La vida sexual de Catherine M.” en el cual Catherine Millet se atrevió a desvelar una vida fuera de la norma. Catherine M. contó en su libro que sostuvo relaciones sexuales con al menos cuarenta y nueve hombres y que cada uno de ellos tenía algo en particular. En el libro también se menciona que sólo el 3% de las mujeres francesas de la edad de Catherine M., reportaron haber tenido cerca de 15 parejas sexuales en su vida. También se precisa que son pocas las mujeres que se atreven a admitir públicamente que han tenido varias parejas sexuales.

Sexualidad femenina - Sexualidad masculina

¿Catherine M. es ninfómana?

En el siglo XIX y hasta hace muy poco, la ninfomanía se definía como la exageración patológica del deseo sexual en las mujeres. Por lo tanto, una ninfómana es una mujer que desea tener demasiado sexo. En la historia de Catherine M., su deseo de sexo y diversión no parecen ser la principal motivación para su comportamiento, lo que a ella le motivaba más de tener este comportamiento era justamente por lo inusual que es en las mujeres, pues el hecho de tener múltiples parejas sin duda no es compartido por la mayoría de féminas. En un foro sobre la ninfomanía, la mayoría considera que para ser llamada ninfómana una mujer solo necesita tener deseo y fantasías sexuales.

La ninfomanía en el siglo XIX

Krafft-Ebing, un conocido sexólogo siglo XIX, describió la ninfomanía como síntoma de una degeneración mental muy grave. Se tenía esta idea ya que a menudo las mujeres obsesionadas con el sexo terminaban siendo esclavas de su imaginación. Se pensaba entonces que eran mujeres frígidas que sólo podían encontrar satisfacción teniendo sexo más de la cuenta, al punto que podían llegar a ejercer la prostitución. Como vemos, en esa época se pensaba que la ninfomanía podía causar efectos similares a la masturbación.

La ninfomanía: hipersexualidad y la adicción sexual

Definición de la ninfomaníaEste tipo de comportamiento repetitivo y excesivo es considerado actualmente por los psiquiatras como una forma de adicción sexual. “Se trata de una patología que produce tensión antes del sexo, alivio durante el mismo y una sensación de falta al término, esto crea una necesidad y dependencia hacia la repetición del acto sexual”. Muy a menudo este comportamiento conduce al aislamiento de la mujer, generándole una autoestima muy baja a largo plazo puesto que no es bien vista por la sociedad.

La ninfomanía y donjuanismo

La mayoría de personas considera diferente las prácticas sexuales de hombres y mujeres. A decir verdad existe una especie de doble moral con el tema de la “ninfomanía”. Por ejemplo, si una mujer comienza a cambiar de pareja muy a menudo o se involucra en relaciones muy cortas, es acusada de “ninfómana”. Sin embargo, si un hombre conquista a varias mujeres se le halaga y no se pone en discusión su virilidad.

Una cuestión de norma social

“La ninfomanía es un estado de ruptura con la norma social que afectaría principalmente a las mujeres. El hecho de soñar o fantasear experiencias sexuales es considerado el primer síntoma”. Sin embargo, estas actitudes parecen estar cambiando y la publicación del libro de Catherine Millet es una prueba. Tal vez hoy somos más capaces de aceptar que una mujer puede tener múltiples parejas sexuales en vida, sin que esto nos haga tener una percepción negativa acerca de ella. Esta cada vez más cerca el día en que las mujeres que aman las relaciones esporádicas ya no serán consideradas enfermas.

La ninfomanía: ¿juicio social o enfermedad real?

NinfomaníaLa ninfomanía atrae preguntas y golpes. Sin embargo, detrás de este término que a veces se usa de manera indiscriminada, se esconde una verdad patológica que sufren las mujeres.

Rompiendo el habla y los prejuicios

A pesar de la liberación sexual, la imagen del deseo femenino está fuertemente marcada por los prejuicios morales. Por ejemplo, se le dice perra a la mujer que es sexualmente activa pero que rechaza las relaciones estables. Sin embargo, las opiniones de los médicos empiezan a cambiar y muestran que la ninfomanía no es una cuestión de defectos o trastornos de la conducta, es una enfermedad real.

Una enfermedad desconocida

Aunque se ha descrito desde hace varios siglos, la ninfomanía sigue siendo una enfermedad misteriosa. Los expertos hablan de un trastorno del deseo y usan términos como adicción al sexo e hipersexualidad. Para explicarlo, algunos mencionan causas físicas – errores de ciertas áreas del cerebro o neurotransmisores. Otros apuntan a lo contrario, el vínculo con patologías mentales como el trastorno bipolar, depresión e inestabilidad emocional. Ellos están de acuerdo, sin embargo, por el hecho de que la enfermedad es difícil de identificar debido a la idea de hipersexualidad, se incluyen a las normas sociales como posibles causas.

El sufrimiento de las ninfómanas

Contrariamente a los estereotipos que se sugieren en la pornografía, la ninfomanía está lejos de ser vista como algo excepcional. La repetición de los orgasmos muy seguidos no produce alivio. Lejos de llevar serenidad, se experimenta una sensación de “carga pesada”, una frustración constante, sobre todo porque esta enfermedad no es como dice. Además, la ninfomanía despierta rechazo y juicios morales. Y lo más importante que debemos recordar es que la adicción al sexo tiene el mismo efecto que otras dependencias: aislamiento y depresión.

¿Cómo tratar la ninfomanía?

Como las causas no están claras, la ninfomanía es difícil de tratar. En la mayoría de los casos, las soluciones propuestas son de carácter psicológico: terapia y grupos de apoyo. Los medicamentos sólo participan en el proceso de la depresión asociada. Para las personas ninfómanas, la atención médica por lo general se brinda solo cuando el dolor es demasiado fuerte o cuando la adicción se convierte en socialmente inmanejable, es decir, cuando ya es demasiado tarde.

Test de ninfomanía: ¿Soy ninfómana?

A pesar de los avances en la igualdad de género y la apertura de las costumbres, el deseo femenino está aún sujeto a las normas sociales. Las mujeres ninfómanas son juzgadas o vistas como una fantasía sexual. Cuando las mujeres preguntan: “¿me encanta el sexo, soy normal?”, se debe decir que tener grandes necesidades sexuales y satisfacerlas no es una enfermedad. Una verdadera ninfomanía depende del sexo y corta los lazos sociales por los síntomas que experimenta. Cuando las necesidades sexuales se vuelven obsesivas, por factores de estrés y depresión, es momento hablar con un especialista.

Algunas películas y vidéos sobre la ninfomanía

  • Ninfómaniac – Volumen 1 y Volumen 2
  • Era una vez Verónica
  • Una chica cortada en dos
  • La mujer que amaba a los hombres
  • El fuego bajo la piel
  • Black Snake Moan
  • Diario de una ninfómana
  • Entre las piernas
  • Buscando al Sr. Goodbar
  • Las aves mueren en Perú

Para ir más lejos, les recomendamos la lectura de los excelentes libros:

Descubre el orgasmo femenino

El orgasmo femeninoDescubre lo que debes hacer para complacer a tu pareja con intensos orgasmos femeninos.

sexualidad

100 Juegos Sexuales – Aumente La Pasion, Diversion E Intimidad

posiciones para hacer el amorVersión española del Best-Seller “100 Great Sex Games For Couples”.

sexualidad

 

 

Add Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *