Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Poliamor: quienes son los polis, psicología, sexo y virtudes

Poliamor: ¿amor sin mentir?

Poliamor

El símbolo del poliamor.

¿Alguna vez ha oído hablar del concepto poliamor?. En nuestra sociedad donde la norma es la monogamia, polis es elegir vivir varias historias de amor al mismo tiempo, honesta y libremente.

En España hay muchos términos para el poliamor como “polifake”, “polimacho”, “policadavres”, “polipatos”, etc. Son nombres que se ponen a las relaciones plurales.

Poliamor: Qué es

La palabra poliamor (“polyamory” en Inglés) se estableció a principios de 1990. Se compone del prefijo poli, del griego que significa “muchos” y amory en latino, que significa “amor”. Por lo que “poliamor”, es tener múltiples relaciones románticas al mismo tiempo, a menudo efectuadas dentro de un marco de acuerdo mutuo de todas las partes implicadas.

Poliamor se define como:

El poliamor nace entre varias personas, hace vínculos y relaciones duraderas, plurales, amables, emocionales, románticas, sexuales.

Poliamor no es engañar a las personas que amas. No hay secretos, no hay mentira: todo va de acuerdo con los acuerdos alcanzados abiertamente. El poliamor es amar a varias personas a la vez, implica estar comprometido, ser éticos y consensuales. Las relaciones sexuales pueden ser o no, tiernas y cariñosas.

La mayoría de los polígamos (polis) tienen más momentos de celos que los demás, pero no permiten que les controlen sus vidas, lo asumen como una parte importante de su desarrollo personal. Los celos son como el miedo o cualquier otra emoción no deseada. Es algo en lo que hay que trabajar para superarse. Cuando se trata con honestidad y con estoicismo, pierde gran parte de su poder. Muchos lo ven como una señal de algo que debe ser considerado y analizado, al igual que la depresión o el dolor.

En Europa, las personas que viven el “poliamor”, como también se le llama, representan alrededor del 2% de la población (alrededor del 5% en los EE.UU.). En comparación, aproximadamente el 7% de los europeos son libertinos, según una encuesta realizada en 2010, sobre como el libertinaje seduce cada vez a más europeos.

Un periodista que se afirma poli desde la década de 1970, describe alegremente el poliamor de “lutinage” como “una necesidad de enriquecerse emocional, intelectual y sexualmente con amantes que cada uno aporta de su propio universo”.

¿A favor o en contra del poliamor?. Los elementos de debate

Al leer este artículo, usted se sentirá atraído por el concepto, un poco confundido, o francamente escéptico.

Todos somos únicos. Algunas de nosotras somos 100% monógamas, otras prefieren el adulterio (pasajero o de largo plazo) y otros se están moviendo hacia una separación de la pareja honesta y sincera. Los partidarios y detractores traen los siguientes argumentos al debate.

Sexualidad femenina - Sexualidad masculina

Poliamor: los pros y las virtudes del poliamor

Transparencia

Las virtudes del poliamorLa encuesta revela que la infidelidad está en aumento desde la década de 1970. Más de uno de cada dos (55%) y casi una de cada tres mujeres (32%) admite haber sido infiel.

Por lo tanto, los polis creen que el cuerpo de otra persona le pertenece a él y él es libre de vivir una relación romántica fuera de la pareja. Por lo tanto, no tendría que contar todo pero se nos invita a ser felices de ver a la persona que amas florecer en libertad, sin dejar de optar por compartir la vida común.

Relaciones de calidad

De acuerdo con un artículo de Live Science que describe los hallazgos de los psicólogos americanos que han examinado el poliamor, los poli poseen ciertas cualidades de honestidad, transparencia y comunicación, cualidades por las que tanto la monogamia como polígama suspiran. Varias relaciones en vivo al mismo tiempo no son fáciles de hecho.

Requiere muchísima comunicación y revelar los sentimientos con confianza y benevolencia. También es necesario aprender a manejar las emociones, incluyendo los celos, para vivir con serenidad estas relaciones.

Menos divorcios

Aquí está el testimonio de Alberto, se convirtió en poli hace tres años después de descubrir la relación extramarital de su esposa. Aún enamorado de su esposa y decidido a separarse de su pareja, descubre que ambos están satisfechos, como se evidencia por Alberto “Ella me dice que ama a otro. Ella es feliz y sigue enamorada de mí, y me gustó demasiado jugar con los celos”.

Aun cuando todavía ama a su pareja, la mayoría de la gente se divorcia cuando se encuentran con otra persona. Bajo la influencia de la pasión, destruyen sus hogares que les tomaron varios años de construir. ¿Y si nuestro corazón fuera lo suficientemente grande para amar a varias personas a la vez?, esta es la pregunta a la que le incitamos pensar.

Poliamor: los contras

¿Una forma de protegerse a sí mismo?

Sexo y poliamor¿Habría una penalización inconsciente sobre nuestra sexualidad, incluso en ausencia de adulterio?. El complejo de Edipo sería un símbolo de un deseo incestuoso (no se sorprenda, voy a dejar que forme su propia opinión).

Vivo oculta

El poliamor no necesariamente se ve como algo bueno en una sociedad no siempre abierta y tolerante.

El multi puede ser monógamo de vez en cuando, en contraste con una monógama para los que sólo hay un modelo posible. Podemos vivir los diferentes momentos de la vida. En gran medida es una cuestión de aceptación social. En la década de 1960, los divorciados estaban en la lista negra, como muchos en la actualidad. Pero en cinco o diez años, si el mundo cambia como esperamos, no va a ser una cosa poco convencional.

Explicado a la ligera y sin conocer, el poliamor puede dar miedo. Cuando algunos me dicen “No toque a mi marido”, les digo que no se preocupen, dice con humor una poliamor.

No hay secretos, el amor siempre es complicado entre dos o más

Sí, es verdad, Alberto se divorcia hoy día. Es la prueba de que el poliamor no funciona, dirán algunos. Pero cuando vemos a una de cada tres parejas en la sala de divorcios de Madrid, ¿podemos considerar que la monogamia funciona?.

Por último, todos podemos adoptar el estilo de vida que mejor se adapte a nosotros, con plena fidelidad a nosotros mismos y dejar que otros vivan sus vidas como lo desean, por un mundo más tolerante y abierto.

Poliamor y psicología: ¿Son felices los polis?

Poliamor: psicologíaNi los conservadores ni los libertinos afirman tener la capacidad de estar enamorados de varias personas, abierta y honestamente. ¿El concepto de poliamor es para parejas del futuro?. Le presentamos algunos testimonios.

“Acabo de hablar con mi amor Gabriela en el teléfono. ¡Qué placer!” dice Marco de 47 años. A su lado, su esposa, Isabela, 38, asiente con una sonrisa radiante, antes de evocar a su vez a sus dos amores.

Después de experimentar la monogamia, separaciones y algunas veces la infidelidad, eligieron al amor sin exclusividad. Algunos tienen un socio “principal”; otros gravitan entre varias relaciones. Otros lo ven como una tercera vía, como Robert de 36 años, que tiene tres hijos. “En una gran crisis matrimonial, puede servir para evitar la separación”, nos dice.

Alejarse de la culpa

“Con varios socios, el poliamor trata de acercarse al modelo ideal de pareja moderna”. Sin embargo, hay una pequeña diferencia con los hippies, el poliamor no pretende ser una actividad revolucionaria contra nada. “El marco básico es la honestidad y el consentimiento. No se esconde nada y se puede experimentar todo sin problemas”, dice Luis, de 29 años.

El resto depende de los deseos y las limitaciones de cada uno. “Por ejemplo, cuando voy a una fiesta con mi amor, puedo tomar el número de una chica, pero no irme con ella”. Sin lugar a dudas, ambos deben ponerse de acuerdo.

Evitar la simbiosis

Siempre hay un riesgo de infracción. “La cama no es sagrada”, dice Marco. “Sin embargo, me molestaría con Gabriela si no se protege”.

Si todos se llevan bien, lo mínimo es tomar precauciones. Aunque para muchos el gran reto es superar los celos. En este caso, se habla de “compresión”, es decir ser feliz con la felicidad del otro, incluso si no es responsable.

Un ideal que requiere “una gran cantidad de trabajo sobre uno mismo, una gran cantidad de atención, comunicación y tolerancia”. No es fácil, sobre todo porque los celos patológicos son parte del amor, señala Eric Smadja. Están entre nuestras fantasías inconscientes, arcaicas, de posesión y de poder “devorar” el objeto de amor.

No se deben olvidar otros aspectos difíciles del poliamor, como el miedo insoportable de que la pareja vuelva a ser monógama (con otra persona).

Algunos temores son persistentes y otros desaparecen. “Entre varias personas, la inversión psíquica y emocional de cada persona involucrada amorosamente se reducen; la desilusión y el duelo por incumplimiento de los acuerdos también”, continúa Eric Smadja. Las relaciones evolucionan de manera fluida, sin necesidad de una definición estricta.

Un amigo se acerca, se convierte en un amante, luego se va. Si uno tiene que dar un paso atrás, podemos recurrir a otra persona. “Es una solución como cualquier otra, reemplazar algo que no tengo por algo que tengo al alcance”.

Multiplicar su poder de seducción con el poliamor

El poliamorEl poliamor también puede “responder a las personas con un narcisismo frágil, con una necesidad de reafirmarse”. “Ser agradable a mayor escala me ayudó a tener confianza en mí mismo”, admite Jorge, de 32 años.

“Es muy gratificante desde la óptica del desarrollo personal aunque tiene un riesgo, el no tener tiempo para satisfacer a varias personas” admite Marco, quien hoy se reunió con dos de sus amores.

La búsqueda de la armonía es el problema. “En el encuentro romántico se tiene la esperanza de lograr la plenitud. Se cree que el otro tiene lo que nos hace falta. Pero esto es una ilusión”.

¿El poliamor es una insaciable búsqueda de la pareja perfecta?.

“Tal vez, pero no se enfoca en alcanzar a la persona ideal, si no en el deseo de disfrutar”. ¿Y para los que dicen que no es amor?: “No puedo convencerlos”, responde Marco. Lo sé, disfruto tan intensamente que me daría vergüenza tener que elegir sólo a una persona”.

“Tenemos dos habitaciones y otros cuentos”

PolipatosAlex, de 29 años, ingeniero contratista

“A los 20 años, tuve una visión tradicional de la pareja. Yo estaba buscando a la chica perfecta. Entonces me encontré con personas que vivían de manera diferente. Intelectualmente, me atrajo, a pesar de que todavía estaba solo. Aunque de alguna manera me alivio, ya no era “o todo o nada”, y eso redujo en mi la presión”.

“A los 23 años, me puse de acuerdo con una mujer para intentar el poliamor. Nuestra historia intensa duró tres años. Pero no siempre fue fácil. A veces ella lloraba, me sentía culpable”.

“Después de dos años, conocí a Luisa. Empezamos a vivir juntos después de siete meses de relación. Tenemos dos dormitorios y otras historias. Desde hace dos años, tiene una relación con un berlinés, quien tiene una novia allí”.

“Por extraño que parezca, no me siento muy amenazado. Quizás porque somos cómplices; tal vez porque todavía estamos al principio de nuestra relación, la pasión sigue viva”.

“Creo que sexualmente nos alejamos, me siento más en peligro, pero estaría mucho más celoso si en este momento no tuviera otra relación. Mis padres conocen nuestra situación. Para ellos, que han estado casados durante treinta años es excéntrico”.

“Tengo tres amores y descubrí una integridad”

Erika, de 38 años, cajera.

“Llevaba con Martin dieciocho meses. Era muy abierto en lo que concierne a su vida personal. Sufría y me imaginé lo peor. Cuando me dijo que amaba a otras tres mujeres me causó sorpresa aceptarlo serena. Comprendí que no podía pedirle que eligiera”.

“Fue ahí que me di cuenta de que siempre había tenido dificultades con la pareja por solo tener una. Él quería mi felicidad y me alegró que contribuyera para hacer que conociera nuevas personas. Ahora tengo tres amores: Martin, Yuri y Miguel”.

“Cada relación es única. Desarrollo diferentes facetas de mí misma y de mi sexualidad, sin que sea a costa de los demás. Mientras que antes solo me dedicaba a satisfacer los deseos de mi pareja, ahora estoy más cerca de mis necesidades”.

“Somos dos para cuidar de ella”

PolisJuan, de 32 años, vendedor de productos naturales.

“En la universidad, me dijeron: Dos amantes, eso no es posible, debes elegir. Así que era monógamo, a veces infiel. Hasta que en el 2003 oí hablar de una pareja de tres. ¿Cómo lo hacen?. ¿Primero con uno y luego con otro?. Yo estaba en una relación abierto con una chica demasiado posesiva y no funcionó. Quería organizar mi vida con honestidad y con varias personas. En 2009, me encontré con Melliza y Tomas. Con Melliza todo fue rápido intenso y serio”.

“Por supuesto, tuve problemas para encontrar mi lugar en la relación. Ellos establecieron su relación y yo era el segundo, sin ser considerado un amante. Y entonces pensaron tener un hijo y en septiembre de 2010, se casaron. En noviembre, hicimos una fiesta para celebrar la fundación de nuestra familia”.

“En diciembre, Melliza quedó embarazada de Tomas, que insistió en que yo fuera padrino. Nos mudamos a un apartamento más grande y ahora somos dos para cuidar de ella durante su embarazo, todo va bien. Desde este verano, tengo una relación importante con Jessica, que planea venir a vivir conmigo y ampliar la familia. Y tengo a otras personas en mi vida”.

Los siguientes libros le ayudarán a disfrutar más del sexo:

Cómo Ser El Mejor Amante Que Ella Haya Tenido

como bien hacer el amor a una mujer

El mejor amante no es el más guapo, ni el que tiene el pene más grande… Descubra quién es.

sexualidad

Buena En La Cama – Consejos Sexuales Para Volverlo Loco

como hacer bien el amor a un hombreA la cama es donde el hombre la quiere llevar, si logra que no quiera irse, lo tendrá siempre con usted

sexualidad

Add Comment

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *